desafios-y-oportunidades-para-las-cooperativas-de-ahorro-y-credito-en-la-nueva-era-digital

Desafíos y Oportunidades para las Cooperativas de Ahorro y Crédito en la Nueva Era Digital

El gran reto para las Cooperativas de Ahorro y Crédito (CAC) de Latinoamérica es, sin duda, la satisfacción de las necesidades financieras de sus asociados a partir de la oferta de productos y servicios financieros innovadores y digitalizados. 

Si hay algo en común para gran parte de las distintas generaciones (baby boomers, Gen X, Millennialls o Gen Y, Gen Z) es que la tecnología ha introducido cambios importantes en sus estilos de vida.  De alguna forma u otra, y en diferentes magnitudes, todos usamos y seguiremos usando la tecnología como herramienta de cambio y mejora en los diferentes escenarios en que nos desenvolvamos. 

A partir de esta realidad, las dos últimas generaciones (Millennials y Gen-Z) son generaciones de personas que más han crecido y vivido con los avances tecnológicos a la mano; en casi todas sus actividades la tecnología está presente. El desarrollo y uso de las Fintech (servicios financieros usando tecnología) ha posibilitado que estas generaciones puedan manejar de mejor forma sus finanzas personales.  Estas dos generaciones representan los “asociados del futuro” de las cooperativas.   

Estudios revelan que, para la próxima década, una tercera parte de la población activa pertenecerá a estas dos generaciones, por lo que serán ellos los que marcarán las tendencias y preferencias de los servicios financieros.   Pero, ¿qué buscan estos asociados del futuro?: ellos quieren servicios financieros flexibles y digitalizados.  Ellos perciben que las instituciones financieras actuales son poco ágiles en sus procesos y que tienen modelos de negocios que no cumplen con sus expectativas.

En contraste con esta tendencia, el relevo generacional de asociados de las CAC en Latinoamérica no se está dando de la forma en que debiera darse.  Sin demeritar los grandes aportes que por mucho tiempo los grandes líderes, dirigentes y administradores le han dado al sector cooperativo en América Latina, existe aún la creencia de que las CAC pueden ser o pueden seguir siendo competitivas, sin adecuar sus modelos de negocios a las exigencias del mercado.      

Los nuevos modelos de negocios de las CAC deben tener como fin primario mejorar la calidad de vida de sus asociados, yendo más allá de otorgar un crédito o pagar mejores rendimientos por sus ahorros; los nuevos modelos de negocios deben fascinar al asociado, entusiasmarlo y seducirlo, para crear lealtad verdadera y genuina, no solo para que cumplan con los compromisos financieros, sino también para que contribuya con la misión y objeto social de su cooperativa. 

Es aquí en donde las CAC tienen la gran oportunidad de mejorar, fortalecer y ampliar sus métodos y procesos en la prestación de sus servicios a través de la experiencia de sus asociados, para lo cual se requiere que estas realicen investigación e inteligencia de mercado, psicología humana, psicología financiera, entre otras herramientas, a fin de satisfacer las necesidades, expectativas y percepciones de sus asociados.

La actual revolución digital ha marcado un antes y un después en la intermediación financiera, y en la forma en cómo las personas se capacitan; ignorar esto, sería negativo para el cooperativismo de ahorro y crédito latinoamericano.

Mejorar los servicios que ofrece una CAC es un proceso dinámico que no va detenerse; cuando las CAC crean que ya han mutado lo suficiente, se tendrán que enfrentar a otro gran reto: fascinar, entusiasmar y seducir a la Generación Alpha, los hijos de los Millenialls

Artículo Redactado por:
Carlos Bejerano González (Panamá)

Gerente de Finanzas y Negocios de COLAC
Lic. en Finanzas y Banca y Maestría en Gerencia Estratégica. 
Experiencia Profesional: Evaluación Financiera, Gestión de Riesgos en Instituciones Financieras y Modelos de Negocios

Compartir esta nota en las redes sociales

Próximos Eventos

Síguenos en Facebook

Herramienta conversora de moneda. Tipo de cambio